prenatal

Masajes prenatales

A lo largo de todo el periodo de embarazo se recomienda que la madre reciba lo que se llaman masajes prenatales. Pueden efectuarse en distintas zonas del cuerpo, y con diferentes técnicas, y se les adjudica beneficios para la salud del feto y la salud de la madre.

Estos masajes deben adaptar su técnica a la situación y a la necesidad y efecto que se busca. Se suelen dar con la mujer recostada de lado, y no se dan durante los 3 primeros meses de gestación, para evitar riesgos para la salud del feto y posibles abortos. Es importante acudir a profesionales para asegurar que se sabe lo que se hace y no correr riesgos innecesarios. Además existen múltiples centros que ofrecen cursos de masajes. Puedes consultarlos haciendo clic aquí.

Efectuar masajes prenatales mejora y palia los dolores físicos propios del embarazo. Dolores de espalda o piernas, dolores musculares y ayudan a preparar el parto. Además favorece la mejora de otras afecciones de la salud propias de la embarazada como los ardores de estómago, varices, dolores de cabeza, calambres... Ya que permiten la expulsión de líquidos y residuos, y favorecen la circulación.

También mejoran la flexibilidad del cuerpo de la mujer, por lo que le ayuda a adaptar su postura a los cambios y el aumento de peso que su cuerpo experimenta durante la gestación. Lo que evita más dolores y ayuda a la salud del futuro bebé.
Los masajes que se realizan durante el embarazo pueden tener un efecto muy positivo, tanto en la salud física y salud mental de la embarazada, como para el feto. Tienen un efecto positivo en la producción de serotonina y dopamina, además de reducir la cantidad de noerprefina y cortisol. Lo que ayuda a reducir los niveles de ansiedad de la mujer.